Muchas mujeres tendemos a sacar y meter el aplicador de la máscara y esto hace que entre aire y se seque antes, por eso lo mejor es girar el aplicador dentro.

                Pero si tu máscara ya está seca lo mejor es hechar dos gotitas de aceite de oliva y quedará como nuevo.