Para esas mañanas de domingos después de haber pasado una larga noche de fiesta, ¿Qué nos espera? Pues un gran cansancio y la consiguiente resaca.

             Para aliviarla, un remedio sería tomar  una tila caliente con unas gotas de limón acompañado de una cucharadita de miel, este remedio te ayudar a despejar la cabeza y afrontar con mejor humor el nuevo día.

 

Suerte